martes, 28 de febrero de 2012

Recuerdo aquella vez en esa esquina en donde descaradamente te pedí que te metieras en mi vida, y luego te robe un beso, eramos dos niños que desafiaban a la ciudad y al destino, recuerdo tu mirada frente al río la frialdad de tus palabras y el fuego que tenia tu mirada, con ansias de volar por la vida, de olvidar los golpes, de mirar el futuro.Recuerdo ese abrazo en donde te sentí mía por un instante y ya nada importaba, me dijiste - no saltes al vació, quizás no es el momento.
Luego el sentir tus manos en las mías las miradas cómplices, las risas sin sentido, la llovizna de Buenos Aires, y ese beso de despedida en la parada de colectivos.
No se por que hoy te recuerdo, quizás (seguramente) te habrás olvidado muchacha de ojos tristes, pero hoy te sentí cerca por un instante y te busque entre la gente y llegue a la conclusión de que quizás solo fuiste parte de mi imaginación y que nunca exististe...
Levante mis vista y no pude sostener mi mirada ante la inmensidad de la tuya, no podía ya ni hablarte mientras la gente, la rutina pasaban y nosotros entre un silencio que decía demasiado, mi sonrisa tratando de sobornar a mi maldito nerviosismo, Mis labios con ganas de probar los tuyos y mis manos reclamaban la soberanía de tu cuerpo, pero mi cuerpo estaba inmóvil hasta que en un instante de tus labios sonó un te amo...
Si pudiera retenerte un instante, te recordaría con esa mirada triste casi lejana al mirar el sol, cuando el suspiro era casi invisible y cuando sin querer tu pensamiento te llevaba a lugares que jamás conociste.

Si pudiera pensarte te pensaría como un sueño, un sueño viejo y bueno que nunca se hizo realidad; te buscaría por las calles perdidas de la vida, bajo la lluvia musitando en mis labios tu nombre.

Si pudiera, sin tan solo pudiera verte nuevamente te diría tantas cosas!, que la vida es dura y triste sin vos, que los amaneceres no son los mismos y que el viento ya no canta esa canción, que las horas son eternas, que cortan como una navaja los recuerdos que no paran de llover en el cielo de mi alma, que como dice la canción ya nada es lo que era , que ya no somos los mismos, que somos extraños para la ciudad. Te diría que me canse de buscarte entre la gente, de andar con la mirada perdida buscando una pista de tu presencia, que me diga donde estas que aun yo no te puedo encontrar…

hoy

Hoy que la lluvia golpea mi ventana, que la heladera esta vacía, que los silencios parecen hacer demasiado ruido, hoy… te necesito.
Hoy que el frío me quema en las manos, hoy que alguien seguramente te este amando, hoy te busco entre mis recuerdos.
Hoy que no me atrevo a buscarte ni a buscarme, hoy que el diario anuncia la recesion mi alma inflacionaria te busca y se devalúa por encontrarte entre mis sueños…

jueves, 23 de febrero de 2012

desvarios

Me niego a creer que algún día tendré que soltarte, y dejar que tu amor se me vaya. Es que hay tantos abismos entre los dos y son tantas soledades que nos acompañan, que ya no puedo mirarme al espejo y descubrir quien soy, y mucho menos saber a donde voy.
Yo se que algo de vos me adiestro, me cambio, aunque lo niegue, aunque la rabia de saber que podes hacer lo que quieras conmigo y que siempre voy a estar ahí, pero esta vez me canse de esperarte y de esperarme a mi también junto a vos, me canse de llamarte por las noches por los mensajes en silencio, de los gritos incómodos de la mirada que dice todo y hace demasiado ruido. Te convertiste en un fantasma, y los fantasmas son así aparecen de noche cuando todo es oscuridad y duda, y hasta veces parecen ser verdad pero no lo son, de algún modo una parte mía se va con vos, y yo me quedo con la melancolía de las tardes de lluvia por la calle corrientes, del café de la mañana y de tantas canciones y versos que nos llevaban a miles de kilómetros. Vos te quedaras con mis besos que quedaron en vos, con mil palabras que quedaron por decir, y por una realidad que nos deja huérfanos en pleno Buenos Aires.

martes, 21 de febrero de 2012

Buenos Aires extraña tus pasos, y el viento parece cantar muy suave, un tango desgarrador, una historia de amor como todas, una tragedia como la nuestra,como la de tantos. Las calles golpeadas por la llovizna, desiertas no tiene historias que contar ni besos por repartir, San Telmo reclama la soberanía de nuestros abrazos y besos, de nuestras promesas aquellas que jamas cumplimos, y que el tiempo ese cruel atleta sin pies nos roba las grandes cosas y nosotros no nos damos cuenta.
En estos días donde impera el cielo gris, mi alma extraña tus abrazos y esa caricia que alimentaba mi alma, ya lo se que nosotros ya no somos los mismos, que estas manos ya no son las mismas, pero apuesto que si te viera, tu mirada me diría lo que tus palabras callan...






lunes, 13 de febrero de 2012

carta

Quería escribirle esta carta hace tiempo, pero ya sabe que siempre ando corto de tiempo, que es un cruel tirano que corre sin parar dejándonos con un gran vació. El motivo de la misma es para hacerle saber (por si ya no lo sabe) mi devoción, a sus besos, sus abrazos, a su piel, ya se que a veces suelo ser algo tonto y callado, quizás tímido y las palabras no fluyan en mi, pero mis caricias y mi mirada esa la que usted tanto le gusta, la extraña. Y es este amor que le tengo que no entiende de horarios y calendarios que va mas allá del tiempo, de los años, es este amor que se me sale por los poros y ya no puedo ocultarlo y mucho menos negarlo, que me encantaría tomar su mano y una tarde caminar por san telmo y perdernos por sus calles y caminar como dos adolescentes de la mano, no quiero ser muy extenso con esta carta solo quería que supiera mi verdad que aunque los años pasen rápido la siga amando y añorando como el primer día...

martes, 7 de febrero de 2012

Quisiera darte mil razones para seguir y sacarte de ese infierno en el que estas sumergida, te diría que el mundo sin ti ya no seria mundo, que miles de hombres morirán peleando por un pedazo de su tierra, que el cielo de mi alma ya no brillara sin tu mirada, que Buenos Aires ya no sera igual sin vos, sin el secreto de sus esquinas y cafés, que mi vida dejara de tener sentido, que quedaran marcadas tus caricias en mi y tus besos serán solo un recuerdo de algo que pudo y jamas fue, te diría millones de razones por ser y no ser, solo dame tus manos cansadas mírame a los ojos y deja entrar el sol de la mañana. Ahí vas a tener una razón para seguir

lunes, 6 de febrero de 2012

Lo miro con esos ojos grandes y grises, esos que dicen todo y a la vez no dicen nada, dejo caer una sonrisa para romper el hielo, el la miraba con la ternura de un infante la tomo entre sus brazos y ambos bailaban como dos locos esa canción de Piaf que tanto les gustaba oír, afuera era invierno, un invierno cruel sin tregua ni encanto, la llovizna golpeaba el portal, mientras que el le recitaba esos versos de neruda los cuales ella amaba. Ambos sabían que ese era su ultimo día juntos y ninguno se atrevía a recordarlo,solo una mirada un beso y el reloj que anunciaba su triste realidad