Hay mañanas en las que veo todo gris, en las que me empacho de tantos sueños, y ansias de cambiar la realidad. En donde todo sabe igual y las rimas y versos se vuelven casi sin sentido, donde cada recuerdo tuyo se vuelve una daga en el pecho y tus palabras suenan casi a nada.
San Telmo se vuelve gris y la gente en la calle deja constancia de sus derrotas y sueños tirados al por mayor, y yo que no me atrevo a sonreír por tu recuerdo, ni levanto la vista por miedo a mirarte, hoy buenos aires amanece sin vos y yo que no me atrevo a buscarte y a escuchar esa triste canción...

Entradas populares de este blog