jueves, 21 de noviembre de 2013

No había ya un verso olvidado en el cajón del escritorio, ni cartas diciendo  " aun no consigo olvidarte...".
No quedaba su perfume en la almohada, ni siquiera alguna constancia suya dentro de la casa.
Ya las calles olvidadas que de su mano conquisto, tenían sus nombres. Ya otros habían cumplido sus promesas.
Ya no había besos insurgentes, ni miradas terroristas que atenten contra el calendario, no quedaban rastros de lo que alguna vez soñó, no quedaban caricias que le desnudaran el alma, no había noviembre perdido en su mirada.






lunes, 11 de noviembre de 2013

Ya no quedan promesas por cumplir, ni lugares olvidados que exijan nuestros pasos. Tampoco quedan  Asignaturas pendientes, ni siquiera tu juego de llaves en mi mesa de luz.
No quedan reproches, ni siquiera una escena teatral de celos, ni tu sonrisa grabada en mi cabeza, ni la esperanza de conquistar algún día tu extraña belleza.
Ya no existen siquiera mis versos perdidos en algún viejo libro, ni las historias de amor con finales de cuento que tanto nos contaron, ni siquiera queda alguna casualidad que nos una.
Ya no quedan mañanas de abril, ni tu café del desayuno, ni siquiera mi promesa de bajarte una estrella.
Por que nosotros ya no somos lo mismo, por que ya nada... nada es lo que era.



Descubrí la magia de verte despertar por las mañanas, de compartir desayunos llenos de risa y ansias de conquistar nuestro futuro.
También descubrí que puedo perderme en tus ojos y puedo volar por lugares que nunca pensamos llegar. Que todo esta bien si te tengo conmigo


domingo, 8 de septiembre de 2013

Abrázame hoy que la tarde se viste de gris, y que los truenos golpean la ciudad.
Abrázame que mientras el mundo se cae pedazos con guerras y muertes, yo en tus brazos puedo revivir,
por que tus brazos tienen la receta justa para hacerme sonreír, por que sos mi refugio  y se que en vos puedo descansar, por que puedo reflejarme en tu mirada y aunque el tiempo pase yo puedo enamorarme día a día de vos una vez mas, a pesar de horarios y obligaciones, "abrázame esta noche que no hay luna y la luna seras vos..."

martes, 20 de agosto de 2013









Se había cansado ya de los mismos amaneceres, de las promesas que el tiempo sin piedad le arrebato, de buscar en la cara de la gente un poco de humanidad o algo que le demuestre que aun estaba vivo y que quedaban cosas por que luchar.
Ya los días pasaban sin piedad, cruel, como las ultimas horas de un condenado a muerte, con la esperanza de encontrarse en esta selva de cemento que nos suicida día a día. Soñaba con despertarse en cualquier otra ciudad, perderse por calles sin nombre y tratar de encontrarse, escribir nuevos versos enamorarse de otra ciudad, de otra realidad...




martes, 18 de junio de 2013

...Para volver al centro me hacen falta tus ojos..." . Hace semanas me dieron muchas ganas de escribir y volver a este hobby que me encanta y me nutre. Pensé en escribir historias de amor inconclusas o noches de desvelos donde la monotonía y la nostalgia reinaban incansablemente. Pero verte dormida en paz me hace volar, mientras el mundo gira incansablemente yo pido al tiempo que se pare por verte un segundo mas, ya luego te despertaras y esos ojos y tu mirada me hacen saber que no es tarde, que quedan cosas por conquistar, que los sueños nos esperan a la vuelta de la esquina, que nada esta perdido, que con vos puedo volar...

viernes, 8 de marzo de 2013





Andábamos como dice la canción sin mapas con toda la vida por delante, los sueños y la vida nos esperaban a la vuelta de la esquina, yo me perdí en tu risa y de tu mano la ciudad, las calles, la gente era otra cosa.
Te metiste en mis adentros y te hiciste guardiana de mis sueños, que a partir de ese momento fueron los tuyos también  perdimos brújulas y nos encontramos siempre pero siempre juntos. La vida nos sorprende día a día no crees? nos regalo 3 soles y un futuro por el que seguir luchando y objetivos por cumplir y ciudades por conocer, con mis mates feos de la mañana y tu café con formas en la espuma, con mi pésimo carácter, con tu habilidad de ponerme los pies sobre la tierra.

No encontré una mejor forma de homenajearte en este día guerrera de mi vida te amo.

martes, 5 de febrero de 2013


Ya había pasado un tiempo sin tomar una pluma, de desahogarse y escribir cartas que nunca llegaran, o quizás si quien sabe. Ya había perdido la noción de tiempo, ya que todos los días parecían iguales, sumergido entre libros, perdido en su propia habitación tratando de sostener el techo con la mirada. Ya el café estaba helado y su escritorio era un completo caos, tímidamente empezó a escribir...

Carta 2:

Nunca aprendí como retener a nadie y creo que tampoco lo haré  pero hubiera dado cualquier cosa por quedarme un segundo en tu mirada, por tener alguna razón por mas mínima que parezca que te haga volver.
Tampoco aprendí a disfrazar mis intenciones con palabras vacías, inventándote historias y victorias que nunca sucedieron.
Me agota también recordar las calles que conquistamos, las tardes de lluvia de tu mano, observar la luz de tu mirada que me hacia creer que no era tarde y que la vida podía sorprenderme.
Hoy la ciudad reclama la luz de tu ausencia y tus pasos por la calle, el día se tiñe de gris, no veo risas en la cara de la gente, y tampoco encuentro historias de amor que me hagan olvidarte en el café de la esquina, últimamente los días son una figurita repetida, que deja un vació  uno mas a la colección que ya tengo dentro mio y espero poder resolverlos algún día.
El motivo de esta carta, no es pedirte que vuelvas ni mucho menos, es contarte como pasan los días en Buenos Aires, en estas calles llena de luz y vida que nos vieron felices, hoy están embriagadas de rutina, empapadas de gris, esperando que salga el sol, mi sol...






domingo, 20 de enero de 2013

Junto todo el coraje que le quedaba, tomo su lapicera y empezó tímidamente a escribir, aquello que por cobardía  o ese miedo existencial de creerse vulnerable, vulnerable a la magia de esos ojos color avellana gigantes cuando se posaban en su mirada... y empezó

Carta 1
Me canse de andar con la mirada perdida, buscando algún detalle, alguna casualidad que nos una., también de las canciones de amor de la radio, llenas de palabras vacías,  del café de la mañana, de la tortura de este lunes gris.
Me canse de sentirte mía, tan mía a pesar de la circunstancias, del tiempo, y de una realidad que me golpea ante tanta monotonía.
Me canse de inventar historias de amor, de crear finales diferentes al nuestro. Me canse de  Marquez y  Benedetti, y de esas letras que me hacen recordarte.
Me canse de extrañarte y de maldecir por todas aquellas cosas que jamas dije y que quizás necesitabas oír...

lunes, 14 de enero de 2013



Miraba de refilon las hojas del escritorio, no podía hilar mas de tres palabras seguidas y por si esto fuese poco su mundo era un caos. Buenos Aires lo recibía con una tormenta de verano, esas de los días domingos que lo dejan a uno con mas dudas que certezas,esas que hacen dudar  hasta de la verdad mas absoluta, al fin y al cabo que era la verdad?, quien dice que es mentira y verdad?, lo único verdadero era la luz del baño y la sala a media sombra, un tango oxidado de fondo, y en su escritorio una carta sin  destinatario con palabras que jamas se animo a decir por ese miedo idiota que lo paralizaba. Y en esa carta decía que se había cansado de dar vueltas por ciudades,por calles sin nombres, por esquinas llenas de historias de amor, que se había cansado de su ausencia, de andar con la mirada perdida buscándola por cualquier lugar, imaginándola perdida entre la gente.
Soltó una lagrima cobarde que se paseo por su rostro, afuera llovía como la primera vez, tomo de nuevo la pluma y siguió escribiendo tratando de esconder su pena, soñando que quizás algún día la encuentre perdida en medio de tanta gente...

martes, 8 de enero de 2013



Se había cansado de tantos amaneceres esperando que la vida le sorprenda, de los versos, las canciones que la trasladaban a las calles sin nombres, las ciudades que de su mano conquisto.
Colecciono cuadernos llenos de escritos y frases, que le recordaba esa sonrisa que tanto la atrapaba y de la facilidad y la simplicidad de la vida cuando el estaba. Respiro muy hondo, tanto que dolió  muy adentro y recordó ese adiós en la estación  la mirada en el piso no queriendo levantar la vista, los abrazos eternos como queriendo quedarse, las lagrimas contenidas.
Leyó cada palabra, cada recuerdo que lo acercaban a el, las ganas de querer cambiar el mundo, de vencer la monotonía y de despertar en ciudades sin conocer, todas por conquistar. No pudo contener esas lagrimas que brotaban de tantos recuerdos, que parecía que habían sido ayer que ya habían perdido razón de tiempo.
Tomo sus libros los subió a su mochila y siguió su viaje por esta vida soñando conquistar ciudades viviendo cada momento como si fuera el ultimo, buscándolo en cada esquina sin nombre...