miércoles, 21 de diciembre de 2011

La nostalgia es un papel escrito tirado en la mesa de luz, con miedo a ser leído, es el café frió de una mañana gris en San Telmo,la nostalgia es aquello que nunca me anime a decirte por miedo a escucharte. La nostalgia es ese extraño vació de tenerte y sentirte mía aunque el tiempo y la circunstancia digan todo lo contrario ya que lo nuestro es un horror para un cartógrafo, ya que los océanos y las cordilleras de lo cotidiano nos separan. La nostalgia este largo diciembre, los fantasmas, la tv en blanco y negro, los vinilos de charly, la nostalgia soy yo tratando de recordarte en mi.

domingo, 4 de diciembre de 2011

Hay mañanas en las que veo todo gris, en las que me empacho de tantos sueños, y ansias de cambiar la realidad. En donde todo sabe igual y las rimas y versos se vuelven casi sin sentido, donde cada recuerdo tuyo se vuelve una daga en el pecho y tus palabras suenan casi a nada.
San Telmo se vuelve gris y la gente en la calle deja constancia de sus derrotas y sueños tirados al por mayor, y yo que no me atrevo a sonreír por tu recuerdo, ni levanto la vista por miedo a mirarte, hoy buenos aires amanece sin vos y yo que no me atrevo a buscarte y a escuchar esa triste canción...

martes, 15 de noviembre de 2011

Que difícil perderte de nuevo, cuando ya me acostumbraba a tenerte cerca mio, el saber que a pesar de nuestros océanos estabas junto a mi, te ayude nuevamente a ser vos de nuevo, te saque del infierno en donde te sumergiste, te ame como jamas lo hice y nuevamente me dejas.
este amor va en contra de un millón de razones y sin razones pero estas tan clavada dentro de mio que no te puedo borrar, es curioso a pesar que se que no seré el hombre de tu vida no puedo imaginarte en otros brazos diciendo al oído lo que ayer me decías...

martes, 1 de noviembre de 2011

Te extraño con todo lo que tengo,
con todo lo que puedo.
Con el movimiento pendular del llavero en la puerta
con las hilachas de las cortinas viejas.
Te extraño en el hotel barato de la calle mitre
En la feria de San Telmo
Te extraño con los bancos del parque
con la calle corrientes
con las palomas se va mi sueño que te extraña
Cuando nace el día, cuando nace la noche
Mientras miente un político, mientras nace un prócer
Te extraño en todo lo que tengo
En mis verdades absolutas, en mis verdades diminutas
Te extraño en la gramática de Cortazar
Te extraño en el sonido de tus anteojos depositados en la mesita de luz
en la cena familiar no hago otra cosa que extrañarte.
En la terapia,
en tu trabajo,
en los bolsos pesados,
en la canilla que gotea,
en mis ojos tristes,
en tus ojos vivos
te extraño
Señorita: el que le escribe es aquel de la otra vez, espero recuerde.
Para darle una idea si es que aun no aparezco en su imaginación, soy ese tipo flaco, aburrido con ojos tristes y nostálgicos, los mismos ojos que Uds. (sabrá algún ángel o demonio porque), puede hacer brillar cuando se le antoja.
Claro que este don no debe ser nada extraordinario o exclusivo para mi persona, me veo entonces en la obligación de hacerle recordar algún otro pasaje de ese tiempo que llamamos pasado.
Recuerda uds. El muchacho que la tomo de la mano en su terrible ciudad, el tipo de pueblo que observaba con ojos desorbitados los edificios?
Recuerda cuando caminaba silbando como si estuviese sola, recuerda que era yo callado, que la abrace en el frío de la noche?
Por favor dígame que recuerda la tarde en el parque, que recuerda el olor a hierba húmeda y mis pantalones manchados por el verde. Que recuerda que una vez pensó que podría ser que yo despertara un cierto sonido o juego en su interior
Si necesita mas información, soy el que de noche interrumpí en mas de una oportunidad su sueño para pedirle abrazos y para preguntarle si me quería.
Ahora pienso que debe estar al tanto de quien soy, si, es el mismo que la sueña, de noche y varias oportunidades de día, solo le quería decir de esta manera, porque me parece la mejor, que si siente en la tarde una brisa fresca puede que sea yo, que el azar a hecho que yo elija su figura para abrazar y que mis abrazos son tan exclusivos que no reparan en distancias y no entienden de horarios de trabajo o de siesta, ni mucho menos de lógica
Quería comunicarle de manera clara y concisa, que a veces llueve no solo afuera, sino también dentro mío, que mi sensación térmica es la del polo sur (que creo es similar a la del polo norte) porque no esta conmigo, que mis sabanas guardan su perfume, y disculpe esto ultimo pero solo mi imaginación puede sentirlo.
Que como dije en muchas oportunidades la extraño.
Pero con todo esto no quiero ponerla en apuros ni mucho menos, no pido que deje su vida y sus problemas para venirse aquí conmigo, no, de ninguna manera exijo nada de su boca que no sienta su pecho, o su adentro, ese vinculo pensar, sentir
Solo digo que espero volver a tomarla de la mano por las calles de San Telmo, que espero guarde el muñequito que gane para uds. en una maquina del abasto, que vuelva a reírse conmigo, que me gustaría que siga siendo la misma, esa calida muchacha de ocurrencias ingenuas y dulces que en otro tiempo se tomo el trabajo de hacerme sonreír
Nada más, ahora me voy afuera… como dice uds. el sol esta lindo
No había nada que hablar ya que nuestras miradas habían dicho mas de lo que pudimos imaginar, te bese temeroso, por miedo a morir en ese instante. poco interesaba el calendario, las crisis, el dolor de la rutina de los lunes por la mañana, ni la inflación. te había encontrado después de tantos años, después de tantos golpes, de tanto buscar en otros labios y en otros cuerpos que en vos encontré, no importaba ya el mañana solo vos y yo jugando a querer ser felices...

miércoles, 12 de octubre de 2011

Te mire con la ternura de un niño no sabiendo que decir puesto que mis manos ya anunciaban mi verdad, no supe que decirte, sabes que sufro la agonía de no saber expresarme con palabras que doy vueltas entre ellas y que esta es una de mis mejores maneras de decirte lo que siento…

Nunca sentiste un dolor fuerte en el pecho ese ardor que duele? Te amo hasta doler y quizás nunca lo escuchaste de mis labios, Te me escabulliste en mi vida de a poco y fuiste plantando partes de vos en toda mi vida, te me empapaste de mis sueños y te incrustaste en mi futuro, te hiciste guardiana de mis proyectos capitana de mis presupuestos, psicóloga en tiempos de crisis profundas y grandes abismos, fuiste mi enemiga en discusiones sin sentido que nos alejo por un tiempo de nuestro puerto anhelado, me regalaste el amor de tres duendes que transformaron mi vida alimentándome de una sed que solo sacia las ganas de ser , me alimentaste de tus besos y abrazos y aun a pesar de que el gran atleta sin pies pase rápido quiero que sepas que yo estoy acá a tu lado, con muchos mas proyectos por delante, por mas peleas sin sentido, por mas nosotros por que nuestro amor como dice la canción Será leyenda

Hoy que la lluvia golpea mi ventana, que la heladera esta vacía, que los silencios parecen hacer demasiado ruido, hoy… te necesito.

Hoy que el frío me quema en las manos, hoy que alguien seguramente te este amando, hoy te busco entre mis recuerdos.

Hoy que no me atrevo a buscarte ni a buscarme, hoy que el diario anuncia la recesion mi alma inflacionaria te busca y se devalúa por encontrarte entre mis sueños…

Si pudiera retenerte un instante, te recordaría con esa mirada triste casi lejana al mirar el sol, cuando el suspiro era casi invisible y cuando sin querer tu pensamiento te llevaba a lugares que jamás conociste.

Si pudiera pensarte te pensaría como un sueño, un sueño viejo y bueno que nunca se hizo realidad; te buscaría por las calles perdidas de la vida, bajo la lluvia musitando en mis labios tu nombre.

Si pudiera, sin tan solo pudiera verte nuevamente te diría tantas cosas!, que la vida es dura y triste sin vos, que los amaneceres no son los mismos y que el viento ya no canta esa canción, que las horas son eternas, que cortan como una navaja los recuerdos que no paran de llover en el cielo de mi alma, que como dice la canción ya nada es lo que era , que ya no somos los mismos, que somos extraños para la ciudad. Te diría que me canse de buscarte entre la gente, de andar con la mirada perdida buscando una pista de tu presencia, que me diga donde estas que aun yo no te puedo encontrar…

2010


domingo, 18 de septiembre de 2011

Todavía mi cabeza da vueltas por todas las palabras que no me anime a decirte, y que quizás mi mirada ya lo había echo, todavía hay algo que no me cierra y creo a estas alturas que nunca lo hará, pero tu mirada puesta en mis ojos es muy difícil de arrancar de mis adentros, ese abrazo casi partido y esas lagrimas que nublaron tu rostro desbarataron todos mis planes, ninguna ciencia exacta tuvo eficacia para explicar este sentimiento, aunque sabíamos que la realidad era otra que nada ya seria lo mismo, que mañana volvería nuevamente el llanto, lo gris, la rutina...

sábado, 20 de agosto de 2011

No se si el mañana nos encontrara juntos, no se si tus besos tienen fecha de vencimiento y tus abrazos y tus te quiero tienen poco valor en el mercado. No se el misterio que esconden tus ojos ni tu mirada, ni siquiera se que harás mañana, No se si el viento me dirá algun secreto o que la brújula de mi vida me llevara hacia otros rumbos.
Que me importa que pasara mañana? si el mundo se cae a pedazos y el dafault de nuestra alma quiera cobrar toda la deuda, si te llevo conmigo al despertar...

miércoles, 6 de julio de 2011

Cuando te conozca parecerá un poco que me aburro
parecerá que no escucho
que no presto atención
Seré un poco tímido y torpe
si miras bien dentro de las esferas de mis ojos
notaras cierta distancia
cierto eclipse lunar en las retinas
será como que todo me es ajeno
como que no soy parte de este mundo
y tal vez hable de cosas raras
Parecerá repito, porque así soy
parte viento, parte nubes
estoy llamando siempre a las nubes
y digo de esta manera que estoy con vos ahora
y así estaré cuando me conozcas
Será todo necesario cuando por fin me veas
te regalare lluvia y besos y versos robados
y fingiremos que nunca los hemos escuchados
que nunca nos hemos besado
Porque ya pensamos en esto antes
cuando no, cuando después, cuando fue llorar
cuando empecé a soñarte, a buscarte
será como dos soles que se cruzan
que se funden
que arden en una hoguera infinita, revoltosa
Así será cada vez más de cerca,
por fin entenderás que esta es mi manera de quererte
que esta será nuestra manera de encontrarnos
que será ese día, esa tarde porque era necesario
como en el libro, los días serán nuestras orugas
no hará falta ni hablar de libro
Seremos soldados y ángeles y demonios
seremos al fin vos y yo
ya no mas vos por tu parte
yo en mi continente aislado
seremos al fin patria, ya no mas exilio
y enterraremos los muertos, los que nos mataron
con café, con caricias, con largos silencios
para no tener que borrar nada de lo andado
Así siempre será cuando me conozcas
cada vez que despierte a tu lado
seré yo el callado, pero no te asustes
entiende que así te estaré queriendo…

No quiero tener sueños como raíces creciendo hacia adentro, siempre hacia adentro, quebrando la tierra de lo que soy, si mañana no va a existir la sombra y el cobijo de un árbol. No quiero que de nuevo pidas disculpas, no quiero este silencio de tumba, este infierno de domingo con cenizas en las manos y gusto a nada en la boca, no quiero tocarte las muñecas, creer que te retengo y sentir como te vas otra vez, como me vas acostumbrando a despedirme.


Se que tal vez sea un pesado, lo dije mil veces y al final me parece que me convertí en eso, quizás podría haber tenido un poco de tus besos con un buen argumento, con dos o tres palabras dulces, quizás tendría que agarrarte con mas fuerzas cuando te cruzo. Pero soy así, uso este escudo porque sabía que hoy al despertarme serias lo primero, antes que el calor raro de este día, antes que el dolor en el pecho, antes que el parlante que satura de la radio de mi viejo en el patio, antes que nada estarías vos, yéndote otra vez, por eso no hago nada, porque se que si te abrazo, seria imposible soltarme, en cambio vos ahora te estas despertando con gusto a otra persona en los labios, te estas despertando lejos mío, mucho mas lejos de lo que cualquier cartógrafo podría indicar, esta situación seria un desastre para un cartógrafo, lloraría de angustia, porque esto es similar a dos continentes que se mueven de sus lugares, porque esto es similar a un océano que de golpe se secó.


Porque así estoy ahora… echándote de menos, recordándote y dando lastima o espanto. Mi amigo de las estrellas me dijo que uno es responsable para siempre de lo que ha domesticado, por eso te hablo así, porque indefectiblemente una parte de vos me domesticó, una parte de vos me dejo esperando algo, colgado de solo dios sabe que cosa.


Tampoco creo que lo que tenés en los ojos (ese fueguito) se haya apagado, ya ves, mis dioses, los mismos que te crearon son tan fuertes, tan reales que sobreviven aun cuando yo intento matarlos, así invente mis dioses, así ellos te inventaron, o te vieron, porque repito que creo profundamente que existís y quemas. Porque siento el perfume de lo que sos todavía dar vueltas por acá, porque hay algo que hace que no pueda dejar de pensarte.


Por eso te escribo, con resaca, con dolor de cabeza, con un vacío en un lugar que no se ve pero se siente. Con todo lo que soy, siempre entero, poca gente me vio alguna vez así. Con una "I"tatuada en el pecho, grande como el idiota que soy, jodido y radiante como diría Mario, pensándote, sabiéndote diferente a lo que me mostraste en otro momento.


Y tal vez sea necesario tener esta cara de cárcel, de tren que cae a un precipicio, la misma cara que lleva los mismos ojos que no dejaban de mirarte en un café, que te extrañaban anoche mientras te volvían a mirar, porque ya no éramos los mismos, porque el mundo cambio drásticamente en 24 horas, porque pensé que la mala racha terminaría en esas dos o tres manos de póker, pero no, la mala suerte siguió hasta encontrarte, fue un milagro malicioso encontrarte y echarte de menos mientras te miraba…

Después de mucha pérdida

del tiempo y el espacio

llegué a entender que yo

no estoy en ese brillo

que reflejan tus ojos en el vidrio

que tus lagrimas nunca tendrán mi perfume

Que yo y vos

somos dos mudos diferentes

nosotros no existe

yo soy yo, lejos tuyo

y vos otra cosa diferente

ni besos, ni veneno mío

ni espectro sanador de nada

Y por eso estos nuestros títulos

no podrán cambiar en esta

o en otra vida

no hay lazos ni hilos dorados que nos aten

que nos conviertan por fin

en uno solo

y aquello que mi mente dibujaba

las tardes de frío en el aire no es nada

no existe

somos como soles alejados

como imanes impares que se repelen

soberbios, egoístas

No es culpa de nadie

esto no es un problema

ni una herida cortante

dolerá un poco y como un dolor de muela

pero toda pasará, como pasa el tiempo

y las hojas caen en otoño

para volver en primavera

Y en el espejo por fin dejara de hacer daño

esa imagen triste que soy yo

sin vos, sin ser nosotros

porque era una complicación catastrófica

porque nosotros no entraba en nuestras vidas

porque nosotros no existe

Estás mintiendo
Y no te achicas
Es algo que te funciona bien
Yo a ti te pienso
Tú no me extrañas
Hay algo en ti de misterio y es
Que yo te espero
Y tú te largas
No hay nada que te de miedo amor
Siempre vas un poco más allá
Te ríes y te mueves

Yo no me extiendo
Ni te retengo
Te doy tu tiempo yo soy cordial
Tú te me escurres
Te me diluyes
Y te disuelves con facilidad
Frente al espejo yo me pregunto
Que demonios es lo que querrá
Y yo sé que todo te da igual, mala
Eres imparable
Y te abrazo y tu a mí me arañas

Eres insaciable
Te beso mala, mala, mala
Sé que me engañas
De todos modos
No te dejo por na'
Y te quiero incluso un poco más, mala

Tú que contabas que has roto corazones
A los más guapos del lugar
Y presumías que jugabas con sus almas
Y luego las quemabas
Yo no comprendo, vienes corriendo
Me juras amor pero luego te vas
Y me dejas queriéndote más, mala

Eres inflamable
Me quemas y me pones agua
Incontrolable
Este deseo mala, mala
Eres indomable
Tu boca no hay quien la pare
Comes manzanas envenenadas
Y no te puedo dejar
Y te quiero incluso un poco más… mala

Que yo te espero
Y tú te largas
Tu boca no hay quien la pare

Eres inflamable
Me quemas y me pones agua
Incontrolable
Este deseo mala, mala
Eres indomable
Tu boca no hay quien la pare
Comes manzanas envenenadas
Y no te puedo dejar
Y te quiero incluso un poco más… mala


Llevas tus cicatrices
Como pinturas de guerra, guerra
Tu que decías que jugabas
Con todos los corazones
Y luego los quemabas

Con tan solo una mirada dijimos mucho mas que mil palabras, el tiempo se paro ya nada existia alrededor, eramos solamente vos y yo.
Sus ojos aun resplandecían como aquella vez, y el latir de nuestros pechos se hacia mas fuerte, es increíble como a pesar del tiempo el amor esta a la vuelta de la esquina jugando a las escondidas...

miércoles, 15 de junio de 2011

Es la llovizna que golpea en mi ventana, la que me comunica tu ausencia, y el vació de la casa que deja la constancia de mil tristezas.
Son las cenizas del ayer que paran mi vida en medio del camino y me hacen recordarte una y otra vez, adonde vas? tratando de olvidar un pasado que fue hermoso y viviendo un presente que no perdona...

Yo sigo aca como dice la cancion entre musica y sabanas preguntando donde estas? , y sabiendo que hoy llueve, hoy duele...

martes, 31 de mayo de 2011

Me preocupan las cosas cotidianas. El instante
en que la tarde se para por un beso. Ese segundo
en el que un hombre encuentra la tristeza
agazapada entre cifras oficiales. O ese roce
de una piel que se somete a una caricia.

No sé de grandes cosas. Y hasta ignoro
lo que vale tu boca a precios de mercado.
Ni siquiera sería capaz de calcularte
en términos de euribor el porcentaje exacto
de mordiscos que me tocan esta noche.

Me parece, mi amor, que están las cosas
jodidamente mal. Así que ahora,
vencido y cautivado por tus labios,
me entrego a la derrota y abro nueva
hipoteca a tu nombre y si es posible
con vencimiento eterno entre tus piernas.
Recuerdo muchas veces tu sonrisa cansada,
y tu piel que temblaba y tu ceño fruncido.
La dulzura que entonces tenías cuando amabas,
cuando la vida era tu voz en el teléfono.

Te imagino y te veo como eras entonces:
una niña que andaba recortando la luna,
esa tierna pereza de todos los hoteles
y esas manos, tus manos, arañando mi espalda.

Te amaba como sólo se ama lo que nunca
será nuestro. Y te amo con el mismo desastre,
la misma desazón de un futuro imposible.
Jamás hicimos planes más allá de ese instante.

Cuando cierro los ojos en la noche de otra
me recorre la lengua ese sabor marino
que habitaba en tu sexo y moría en mi boca
con la sal del deseo de tu sudor sagrado.

Recuerdo el cigarrillo que fumabas con ansia,
y el miedo de los viernes, los medios días del lunes
y el camino a tu casa. Tus lágrimas al irnos.
Y esa mano de aire que rozaba mi cara.

Te quiero todavía. Y te querré ya siempre
con la misma certeza con la que en este ahora
sé que sólo serás un recuerdo, el latido
del corazón deshecho que dejó de buscarte.

Rodolfo Serrano
Si pudiera votarte, votaría tu risa al encontrarnos,
los labios agrietados por los besos. Votaría
el estremecimiento de tus muslos, los suspiros
que bebía de ti,
tus manos y tu pecho y tu cintura.

Hubiera sido así como elegirte
entre todos los signos de los cielos
y las tierras. Y lo mismo
que si el mundo se cebara mordiéndote la lengua,
igual que si mis manos te escribieran
por la piel de tu vientre algún poema
de amor y de abandono. Casi como
si tú fueras el libro de mi vida, el libro de horas
para rezarte vísperas de carne.

Si pudiera elegir, elegiría
tu gobierno de sueños. Tu dulce dictadura,
los caprichos con que vencías toda
la voluntad que yo mismo había dejado
prisionera en el cálido secreto de tu boca.

Ahora, en esta noche en que la tele
nos habla del desastre y la derrota
me siento yo también vencido y solo,
cuando ya he dimitido de pasiones,
y no soy candidato ya a tu cuerpo.

jueves, 24 de marzo de 2011

La primera vez que nos amamos supe

que la vida jamás ya sería igual.

Y ni siquiera yo

podría ser el mismo que era antes.

Que todo era distinto tras el mapa

descubierto en tu cuerpo. Distinto

como si el universo hubiera sido

un estallido de luz entre tus piernas

y todo hubiera estado

latiendo justo encima de tu vientre.

Y yo sin descubrirlo hasta ese instante.



Y supe, cuando

tu cara se hizo tierna como lluvia,

que la vida era el dulce sobresalto

de tu piel en mis manos. Y que antes

faltaban el delirio y me faltaban

la agonía y la muerte que notaba

corriendo por mi espalda y por mis venas.



Yo no sé si me entiendes. Pero ahora,

cuando han pasado años y caricias

y me sobran recuerdos, desearía

tener el manual que me enseñara

a vivir sin la voz que aquella noche

me susurró:

“Dios, qué hermosos

resultan los abrazos si estás triste”.



Hoy, que no sé si me amas, me refugio

en las manos que entonces amasaron

el pobre corazón que aún te persigue.

Y añoro en mi memoria la tristeza

de tu boca mordiendo

los labios que bebían de tu nombre.

domingo, 2 de enero de 2011

Me hablan de ti.
Desearía
el recuerdo lejano de tu nombre.
O que me golpeara como un puño.
tu rostro que no acierto
a dibujarte.
Que fueras el instante,
la palabra de amor nunca perdida.
Los meses
de pasión
o ese perfume,
de mis dedos
descubriendo tu pecho adolescente.

Ahora escucho tu nombre, y te lo juro,
quisiera que viniera
tu risa como un vaso
de vino a la cabeza.
Y sentir al oirlo
ese calor de labios y de axilas,
esa suave caricia
de tus pies en la cama.

Pero el tiempo
nos maldice cada día.
Nos echa entre los brazos del olvido.
Nos azuza los perros de la noche.
Te quisiera
tan viva en mi memoria
que pudiera
contar uno por uno los lunares
benditos de tu espalda.

Y, sin embargo,
es un nombre confundido en otros cuerpos
lo que me llega, al fin, cuando me dicen
las letras de tu nombre
que no es mío
y que ya no recuerdo, vida mía.
Serán las cortinas
será el frío en los huesos
los trenes, las despedidas
serán todas las derrotas
las manos en los bolsillos
será que otra vez es lunes de cenizas
el fondo monetario, las deudas
los posillos, las migas
serán las trincheras de Bin Laden
los vidrios molidos, las calles vacías
la casa de espectros
los espejos, los recuerdos
será la tarde que muere en el ocaso
será este otoño
el corazón con olor a guardado
la tristeza como manchas de humedad
la pelusa del piso
el humo de tabaco
serán todos mis muertos
mis mártires, mis verdugos
el olor a remolacha
las alas entumecidas
la radio chiquita que satura un tango
el llavero, las baldosas
el lunes, el llanto…
Ni una llamada suya en veinticinco años.
Y el café donde entonces inventaron la vida
tiene la misma gente y el mismo olor a churros
y el mismo camarero con los pasos cansados.

Ojea los diarios viendo pasar la tarde
y siente un nuevo frío que le duerme las piernas,
mientras, justo a su lado, estudia una muchacha
que le recuerda a ella cuando el mundo era joven.

Sabe que hay soledades peores que estar solo,
que el dolor es más duro cuando nadie lo sabe,
y que el olvido nunca vendrá a darle la mano
mientras busque su nombre en todos los periódicos.

Apura el cigarrillo y trata de inventarse
un rostro imaginado que tendrá la sonrisa
-seguro- de las noches de vinos y tabernas
cuando era la pasión como un viento de arena.

Se levanta despacio, y se pone el abrigo
y deja sobre el mármol la propina de siempre.
Y sale hasta la calle, mira al cielo y sonríe,
sabiendo que la lluvia ya nunca ha de mojarle.

Mañana cuando venga de nuevo hasta la mesa,
pedirá nuevamente café largo de leche,
con sacarina. El tiempo mata amores y deja
sin azúcar todas las cafeterías de la tierra.

Rodolfo Serrano