martes, 31 de agosto de 2010

La explicacion mas sencilla

Este mundo, donde la vida sigue ardiendo orgullosa, es como una vuelta al mundo con engranajes gastados y ruidosos.

Subes y te embriagas de emociones sustos y colores, con curiosidad bailas al son de sus giros y llegas a creer que son magníficos sólo aquellos momentos donde la media vuelta te deposita en la cima. Inclusive olvidas que completar la vuelta es inevitable y cuando tus pies rozan el suelo miras hacia lo alto y necesitas subir nuevamente para tener esa dosis de viento fuerte sobre tu cara.

Y me subo…, tantas veces sin percatar a la gente de mi alrededor. No me llegan sus risas ni percibo sus piedras en la espalda, sólo soy yo en la cima de mi universo con mis manos abiertas al cielo… Pero reparo en vos, vos y vos que en algún lugar de sus sonrisas me dicen ¡eyy no te la creas, es una vuelta al mundo! ¡Sólo una vuelta…, nada más que eso!

Vos, vos y vos…, quienes saben lo que me cuesta llegar a fin de mes, vos, vos y vos…, mis ojos en la tormenta, los que enseñan que en un día esplendoroso de sol puede colarse una nube y desatar la lluvia que arrase con las gotas de sol sobre mi cara…

A veces es tan difícil aprender a buscar lo simple, tal vez demasiado apegado a mis costumbres, encuentre atractivo lo complicado porque es más fácil disimular mis errores.

Y la vuelta al mundo sigue…, tal vez es tiempo de bajar, impregnarse de verdades y con ellas salir a caminar un poco.

¡¡¡Ay mis afectos!!!, necesito que me miren…, sonrían y me recuerden las veces que sea necesario, que los días tormentosos con sol serán menos frecuentes, si aprendo a buscar la explicación más sencilla.

Autor: vos, vos y vos, cada uno de los seres que nos ayuda a mantener los pies con una buena dosis de ilusión sobre la tierra.