Te lo diré bajito al oído, te pediré que te quedes conmigo esta noche fría de Julio y me cures una por una cada cicatriz en mi.
Te pediré que uses mi pijama, que digamos dos o tres tonterías y que se creen esos silencios, que ellos hablen demasiado, tan profundo ya sin palabras. Me leerías mis poemas y jugaríamos a ser tu Joel y vos mi Clementine y que siempre pero siempre existirán las playas de Montauk donde encontrarnos.
Organizaremos nuestros viajes, contare uno por uno los lunares que habitan tu cuerpo (tal vez omita alguno), y me perderé en tu boca y en tus besos, no hay forma mas linda que encontrarse en ella y saber que estas, que aun estas





Entradas populares de este blog