miércoles, 4 de abril de 2012

carta

No se de donde me nace la necesidad (un tanto masoquista), de escribirle esta humilde declaración, ya se que usted nunca la leerá que esta a unos cuantos kilómetros "físicos" de aquí, pero en el recuerdo esta acá conmigo, haciendo compañía a mi soledad, déjeme decirle que extraño su forma seducirme, de besarme, la facilidad que tienen sus manos para encender mi alma de pasión. que extraño tomarla de la mano por San Telmo,por planear viajes y proezas que jamas vamos a hacer.
Hoy su recuerdo me quedo atragantado adentro, su recuerdo arde como una herida abierta que quizás tarde toda una vida cicatrizar.
Usted sabe que la espero y lo seguiré haciendo hasta perder noción de los días y pensar si usted realmente fue real o solamente fue parte de mis sueños.

Siempre tuyo.