lunes, 2 de abril de 2012

Es cierto que el corazón a veces llora y se siente que se ve desangrar, desde tu partida lo he sentido muchas veces, me dejaste con un sueño en la garganta, con mil caricias y un vació dentro de mi alma.
Las promesas de amarnos aun después del amor quedaron relegadas por una realidad que nos aniquila y nos ahoga, las ganas de cambiar el mundo, esa bohemia que nos caracteriza, que nos marca,nos define, nos mata.
Hoy me di cuenta que el mundo no cambia, que nosotros lo hacemos todo el tiempo tratando de darle vida a otros personajes secundarios que viven dentro nuestro, viviendo vidas que no son las nuestros recibiendo aplausos y abrazos que no nos corresponden, hoy solo me miro al espejo y me pregunto, ¿quien soy?,¿adonde voy?