Eran las 12:00 pm. Había terminado la 'reunión' que su imaginación había ayudado a crear, y como de costumbre aquel encuentro tendría lugar en una habitación del quinto piso, un lugar en donde pocos se imaginaban era el escenario de dos seres desconocidos, incognitos, anónimos. Buscaban sólo sesenta minutos de veinticuatro horas para poder sentir lo que ya no conocían, lo que habían olvidado junto con su vida real. Siempre fueron encuentros mágicos, inesperados, que no seguían una estructura establecida. Como es de costumbre, el tiempo fue pasando lentamente al igual que aquellos roces de piel que los conectaba más y más, llevándolos a creer que nada más importaba, sólo su momento. Ya es hora, como es de esperarse ambos se dan cuenta que ya es tiempo de volver a la realidad, no son capaces de mirarse el uno al otro, sólo reconocen que ya es momento de volver a ser las personas que no son.

Entradas populares de este blog