miércoles, 9 de mayo de 2012

Recuerdo los días de lluvia en donde caminamos como dos niños en pleno Buenos Aires, el cielo parecía que se caía a pedazos, y yo le pedía a dios en eso momento que el tiempo se párese. San Telmo estaba gris, la gente corría a refugiarse de la lluvia , mientras que nosotros sorprendidos por ella nos reíamos en plena calle, sin pensar que ya no habría lluvias, ni San Telmo, ni nosotros. Hoy me levante y al ver la lluvia por mi ventanal no hice mas que recordarte y recordarme de esos días, te sentí cerca nuevamente, te imagine sola entre la gente desprotegida sin mis besos y abrazos. te busque en un rinconcito de mi alma y aunque ya no me acuerde de tu cara, aunque todo tenga gusto a nada, encontré tu ultimo beso y el no me olvides antes de partir, y como dice esa vieja canción hoy llueve, hoy duele.  

8 comentarios:

  1. Buenas noches, en este momento voy paseando junto vosotros, bajo la lluvia.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. Preciosa entrada y precioso texto, combinación perfecta Emanuel. Me haces soñar

      Eliminar
  3. Hola Emanuel
    no se quien sos contame de vos
    tu poema me llevó al mismo lugar
    Lo vivi como vos
    y ahora recien soy quien soy
    Aunque quisiera ser ayer en Buenos Aires nuevamente

    ResponderEliminar
  4. gracias es un halago saber que mi relato te llego al lugar que describo,abrazo

    ResponderEliminar
  5. Emanuel, desde España, es la primera vez, que un texto me hace emocionarme hasta tal punto de querer llorar.

    Esta es la frase que me ha gustado más, y quizás la que me ha removido el alma: "aunque todo tenga gusto a nada, encontré tu ultimo beso y el no me olvides antes de partir".

    Un abrazo muy fuerte, y aquí tienes otra seguidora :)

    ResponderEliminar
  6. Alma muchas gracias por pasarte, no sabes que bien me hace sentir que a través de mis relatos, puedan sentir y ver lo que les cuente, te espero por aquí, abrazo desde Buenos Aires.

    ResponderEliminar

colgados en la red

Soy lo que no ves e intuyes entre cada uno de mis versos. Una guitarra desafinada que todo el mundo escucha pero pocos pueden percibir. So...