Se había levantado ese día, con el mundo dado vueltas o con el pie izquierdo (como dice el lunfardo criollo), era la llovizna fina casi invisible de esa mañana de abril, era la canilla que perdía, era el tratando de echar un culpable a su jodida y radiante vida. Camino hacia el baño se miro al espejo, y de fondo esa foto que lo llenaba de recuerdos, que le destruía ese castillo de arena, de pensar que ya la había olvidado. Prende la contestadora y había promociones de autos y cosas que no le interesaban, ningún mensaje de ella en meses, y de repente pensó en su voz, esa que lo llenaba de alegría, que le despertara el alma, ¿cuanto hacia que no la escuchaba?, ¿cuanto hacia que no se perdía en su mirada?, recordó el ultimo día con ella, y se le ocurrió miles de cosas por decirle que nunca le dijo, pero ya era tarde... De fondo Se escucha Joaquin diciendo "...¿Quien me ha robado el mes de Abril?...", el también se preguntaba lo mismo...

Entradas populares de este blog