jueves, 26 de julio de 2012

Como hacerte saber que es tu mirada la que provoca que se muevan las montañas de mi alma, que sos dueña y ama de este juego estratégico que es la vida.
Como hacer que te enteres que mis silencios te llaman, que mi alma te clama, que con una simple caricia tuya teñirías esta desgastada vida.
De que forma te explico que tu llegada fue un oasis, que me encontraba perdido con brújula en mano, sin saber a donde ir, y me regalaste un presente y tres razones por las cuales seguir.
Como te digo que aunque las tormentas de lo cotidiano, rocen la monotonía, aunque Buenos Aires se tiña de humo y muerte, aunque la verdad se parezca a la mentira, vos con tu sonrisa iluminas mis días.