lunes, 16 de julio de 2012

Hace poco descubrí que todo tiene un fin, que es inevitable que como el amor y la pasión, se extinguen las miradas cómplices y las eternas risas.
Trate de convencerme de que no era cierto, trate de sobornarme a mi mismo la idea de tenerte para mi, pero me di cuenta que no puedo retenerte, que jamas aprendí a hacerlo y por lo tanto seria inútil.
Ya nuestros besos tenían fecha de vencimiento y las caricias forzadas, la falta de cariño eran como estacas que se incrustaban en el alma, y todos los lugares donde nos amamos, y las esquinas de Buenos Aires que nos vio reír se teñían de muerte y tristeza, se quedaban sin ti.
Tendré que hacerme la idea de soltarte?, de hacer de cuenta que ya no me importas?, me quedaron tantas cosas por decirte, pero creo al fin que no es tiempo, ya que nada cambiaría esta situación. Tendré que soltarte de una vez y dejar que te pierdas en esta ciudad, dejarte con tu libertad y que vueles por el cielo sin nada que te ate.
Yo tratare de olvidarte perdido en este bar que me vio crecer, tratare de ahogar tu pena con alcohol, borrare tu cara, te inventare algún otro nombre y tratare de sobrevivir en esta ciudad donde nos juramos amar, y donde hoy solo queda soledad...