miércoles, 1 de agosto de 2012

Estas cansada de este camino, cansada de las noches vacías de agosto, de los laberintos de tu mente, cansada de que lo que pudo haber sido y no fue.
Tu mirada, esa que conquistaba huracanes y arrollaba los mares, es tan solo un espejismo de una triste realidad, solías llevarte al mundo por delante, y hoy ese mundo te castiga sin piedad.
Quisiera contarte tantas cosas por que seguir!, una caricia en el alma, correr por ciudades que no conocemos, perdernos por calles sin nombre, tomarte de la mano, robarte un beso. Contarte historias de amor con finales felices.
Te diría tantas cosas para intentar convencerte de que la vida es otra cosa, que se puede ser feliz, que vale la pena intentarlo, que todavía no es tarde...