domingo, 24 de octubre de 2010

Quisiste la desgracia
la desdicha
quisiste mi amor
las tinieblas
el frío, la escarcha
quisiste mis miedos
la tristeza
el sórdido silencio
nunca importo
quien era yo
de verdad quien era
mis ideas, mi desvelo
quisiste la moraleja
el pan fresco
la nostalgia
mi discurso violento
la lluvia y las lagrimas
lo inútil, lo nefasto
la luz apagada
la media mañana impaciente
quisiste el eclipse de sueños
la música sin oídos
quisiste la ausencia
preferiste todo antes que yo
me alimentaste de sueños
de ganas, de nada