domingo, 30 de septiembre de 2012

 Quise Escribir por ejemplo, que me perdía en el horizonte de tu mirada y que le pedía a todos los dioses conocidos que ese segundo durase para siempre, y que pueda encontrar al fin un remedio contra tus caricias puestas en mi alma. Escribirte también que quería encontrarme en tu sonrisa, y no andar perdido por un Buenos Aires gris lleno de gente vacía y de todos esos terroristas de lo cotidiano, de esta maldita rutina que como dice un buen cantautor es nuestra artrosis en el alma.
Escribir también que quería escuchar el mar en tu pecho, que salgamos a volar lejos de todo lo conocido, conquistar otras ciudades, otras realidades.
Quise escribir y siempre caigo en la misma incoherencia, en las mismas historias en las mismas ciudades, quizás algún dia  deje de ser este flaco que juega a ser escritor no lo se, quizás me convierta en olvido y me tiña de rutina y deje ver el milagro de tu mirar.